Boilar, 12. 01206 Ozaeta (Araba) / Tel: 945 317 006 - Fax: 945 317 126
abarrundia.isabel@ayto.araba.eus / Ordutegia: 10:00etatik - 14:00etara.

La fiesta del Barte

La ermita de San Martín de Tours es el escenario principal de la romería del Barte, que los de Larrea celebran el 4 de julio, marchando desde su pueblo a Hermua. Allí un representante de cada casa baila el aurresku. Es tradición que los vecinos de Hermua no hagan acto de presencia durante ese acto, limitándose a dejarles el Barte, un gran pan de maiz que da nombre a la fiesta, agua fresca y permitiéndoles usar el juego de bolos. 

El origen de esta tradición no está claro. Hay quienes dicen que en ocasión de algunas dificultades sufridas por los de Larrea por causa de alguna epidemia, fueron ayudados por los de Hermua a cambio de que la imagen de San Martín pasase a la ermita de Hermua, a lo que accedieron los de Larrea, a condición de poder ir a visitarla una vez al año, eso sí, no por el camino principal, sino por la senda de Sarroste.

Hay constancia de esta tradición en documentos del archivo de Larrea. Se trata de una sentencia arbitraria, fechada en el siglo XVI, que dirimió diferencias sobre pastos y aguas entre los dos pueblos y en la que quedó claro el derecho de los de Larrea a “montar juego de bolos y hacer danza” en Hermua el 4 de julio de cada año. Puede que la cosa vaya por ahí, ya que otra tradición mantiene que los vecinos de Larrea han de personarse la tarde del 4 de Julio ante la ermita del Santo, so pena de perder los derechos de pasto en el monte Armuegi.

Sea como fuere, el Barte se sigue celebrando cumpliendo con la tradición en casi todo, hoy en día la caminata ya no se hace por la senda de Sarroste, sino por la carretera

Patrimonio

Sobre un pequeño alto se encuentra la parroquia de San Pedro. Su edificación inicial podría ser de principios del siglo XIII, de la que subsiste la portada, con un arco de medio punto ocn tres arquivoltas sin ornamentación. Debió ser reconstruida en el siglo XVI en estilo gótico rural. Posteriormente, a finales del siglo XVIII, fue restaurado en estilo neoclásico. La torre fue edificada al nordeste del templo, en 1748, por el maestro cantero Martín de Uriarte, vecino de Larrea. El retablo es barroco, con figuras de San Pedro, San José y San Isidro. Presenta también un Calvario. El sagrario, que es algo anterior, de alrededor del año 1600, está dedicado a la resurrección de Cristo. Los retablos laterales, dedicados a la Purísima y a San Antonio de Padua, son neoclásicos, comprados en 1786, exceptó la imagen de la Purísima que es moderna y sustituyó a otra de la Virgen del Rosario. 

La ermita de San Martín suple con tradición y fervos popular su valor arquitectónico. Sin embargo, presenta algún rasgo muy antiguo, que pudieran ser prerrománico, concretamente un ventanal, lo que nos puede hacer pensar que es incluso anterior a la constitución del pueblo, es decir, que el pueblo se desarrollase alrededor de algún eremitorio, de ahí la incidencia en el nombre eremus, yermo, en euskara ermu, lugar solitario y sin cultivar, donde gustaban de retirarse los eremitas. La ermita tenía bóveda, pero fue sustituida modernamente por techo de viguería. La imagen actual de San Martín de Tours es de estilo neoclásico, tallada y policromada por Alejandro de Valdivielso en 1849. Sabemos que hubo otra más antigua, medieval. En efecto, en la visita pastoral de 1819 se ordenaba al cura de Hermua y al mayordomo de la Cofradía de San Martín de Tours, que se retirase la imagen existente, sustituyéndola por otra más acorde al gusto de los tiempos.   

Hermua tiene juego de bolos, llamado Pozondo, y restos de otro más antiguo de la modalidad de palma a remonte barrundiarra. Conserva lavadero cubierto, pero un molino, que se llamaba Gorrianon o del Moro, desapareció. El puente de Bolinzar, sobre el río Barrundia, con dos arcos de medio punto, es del siglo XVIII, pero fue renovado en el XX.